Buscar noticias en Inforgay

El telepredicador homófobo, Pat Robertson, ¿ve porno gay?

Nadie puede decir que una práctica le parece anti-estética u ofensiva para la vista sin que le haya echado el ojo. Es una cuestión que cae por su peso. Pero el telepredicador evangelista Pat Robertson es experto en meter la pata. Dice el refrán popular que ‘todos somos esclavos de nuestras palabras y dueños de nuestros silencios’...

Callado, lo que se dice silencioso Robertson no está ni debajo del agua y luego todo el mundo se ríe de sus payasadas. En su cruzada antigay esta semana ha dicho en televisión: "Usted puede ser atraído por alguien de su mismo sexo, no hay problema. Sin embargo, resulta desagradable cuando ese deseo hay que demostrarlo en la intimidad. Yo no quería llegar a ser gráfico como Phil Robertson, de Duck Dynasty. Se puso un poco desagradable, pero cuando ves lo que hacen, no es muy bonito". No nos extrañaría que viese porno gay sino no nos explicamos cómo lo sabe, a menos que haya tenido una experiencia en sus propias carnes y se llevara un chasco.

¿Por qué los homófobos están bien informados sobre el sexo gay?. Ellos dicen que les disgusta pero parecen conocer todos los detalles. Lo que Pat Robertson no explica es cómo se informó sobre las relaciones íntimas de los homosexuales para afirmar que no son ‘bellas’. El telepredicador y el showman que es líder de esa familia que le encanta disparar a los animales no sólo comparten el mismo apellido, sin ser familia, sino que son dos claros ejemplos del arquetipo homófobo: dos descerebrados con un discurso que da pena y unos argumentos difíciles de sostener.

No sabemos si Robertson dice estas cosas porque sueña con ser monologísta en un programa cómico pero nos divierte con sus disparates. En su festival del humor, el telepredicador le abrió los ojos a sus seguidores: 'Nadie puede jamás engendrar un niño a través del sexo homosexual o lésbico. No pueden hacerlo porque esto (refiriéndose al sexo) es para la procreación y Dios ha dicho que aquellos que la violan, la tierra los vomitará'. Desde la ironía podíamos decir muchas cosas pero mejor correr un tupido velo.

Si queréis reíros un poco más, aquí tenéis los momentos estelares de Robertson explayándose con sus opiniones sobre la fealdad del sexo gay e ilustrándonos de cómo la naturaleza ha privado a los gays para ser mamás. Claro está que no conozco a ningún hombre, tenga la orientación sexual que sea, que tenga ese don:


La charlatanería de Robertson nos demuestra que cuánto más habla, más claro muestra su fanatismo. Le pasa lo mismo que a la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, que de tanto confundir peras con manzanas terminó haciéndose una macedonia.

Ragap

Para publicar comentarios, debes estar registrado

Compartir!

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner